Aceite esencial de Árbol de Té

En existencias

10,17

Precio con IVA incluido



Formas de entrega disponibles: España Península- DHL, España Península CORREOS 48/72 hs (PARA CANJEAR CUPÓN), Portugal Península - DHL, Previa cotización del envío España solo Canarias, Ceuta y Melilla y Andorra - Correos, Europa resto de países, España Península DHL 48/72 hs (PARA CANJEAR CUPÓN), Portugal Península 48/72 hs (PARA CANJEAR CUPÓN), Cliente Vip, Recogida en tienda, Baleares - DHL, España Península - CORREOS

Aceite Esencial de Árbol del Té

INCI: Melaleuca Alternifolia Leaf Oil 

CAS Nº: 68647-73-4 / 85085-48-9

EINECS/ELINCS Nº: 285-377-1 

Este árbol pertenece a la familia Mirtácea.

Origen:Australia

 

¿Qué es el Aceite Esencial de Árbol del Té?

El Aceite Esencial de Árbol del Té, o Melaleuca Alternifolia Leaf Oil, es un concentrado botánico distinguido por su amplio espectro de aplicaciones terapéuticas y cosméticas. Este aceite se obtiene de un arbusto perteneciente a la familia Mirtácea, específicamente del género Melaleuca, que es endémico de Australia. La destilación cuidadosa de sus hojas y ramitas pequeñas libera un aceite volátil que ha sido tradicionalmente utilizado por los aborígenes australianos para tratar diversas afecciones cutáneas debido a sus notables propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

 
A lo largo de los siglos, el uso de este aceite ha transcendido las fronteras, convirtiéndose en un ingrediente indispensable en la cosmetología moderna. Su eficacia se debe a la presencia de compuestos como el terpinen-4-ol, que le confiere una potente acción antibacteriana y antifúngica. Estos atributos hacen del Aceite de Árbol del Té un aliado valioso en la formulación de productos destinados al cuidado de la piel y el cabello, siendo efectivo en la regulación de la producción de sebo, el tratamiento de afecciones como el acné, la caspa y diversas infecciones fúngicas.
 
No obstante, su aplicación debe ser llevada a cabo con conocimiento, ya que a pesar de su origen natural, el Aceite Esencial de Árbol del Té debe usarse en diluciones adecuadas para evitar reacciones adversas. La cosmetología actual valora este aceite no solo por sus beneficios directos sobre la dermis y el cuero cabelludo, sino también por su capacidad para potenciar la eficacia de otros ingredientes, contribuyendo así a la sinergia y el balance de las formulaciones cosméticas naturales.
 
 

Orígenes y Proceso de Extracción

El Aceite Esencial de Árbol del Té es un elixir que se origina en las vastas y ricas tierras australianas, un legado natural de la biodiversidad única de este continente. Con el paso del tiempo y el reconocimiento global de sus virtudes, su cultivo se ha extendido a otras partes del mundo con climas similares, tales como China, India y Tasmania, donde se han adaptado las especies de Melaleuca para su producción comercial. Esta expansión geográfica ha permitido que este aceite esencial no solo mantenga su relevancia en el ámbito de la salud y la belleza, sino que también se enriquezca con las sutiles variaciones de las propiedades terapéuticas que aportan los distintos terroirs.

La extracción del Aceite de Árbol del Té se realiza a través de un proceso meticuloso de destilación al vapor, una técnica ancestral que ha sido refinada y perfeccionada con la tecnología contemporánea. En este procedimiento, las hojas y ramitas del árbol de Melaleuca Alternifolia se someten a corrientes de vapor de agua que facilitan la liberación de los aceites esenciales contenidos en sus células. A medida que el vapor se condensa, se separa una emulsión de agua y aceite, la cual luego se decanta para obtener el aceite esencial en su forma más pura y concentrada. Este proceso preserva la integridad y la potencia de los compuestos bioactivos del aceite, lo que es crucial para su eficacia terapéutica. 
 
Los componentes activos que se encuentran en el aceite, como terpinen-4-ol, cineol, pineno, terpineol, entre otros, son los responsables de sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Estos componentes se concentran en el aceite durante el proceso de destilación, resultando en un líquido dorado y volátil que alberga el poder de la naturaleza en cada gota. Esta concentración de principios activos es lo que ha validado científicamente al Aceite Esencial de Árbol del Té en el campo dermatológico y cosmético, proporcionando un ingrediente clave para tratamientos cutáneos y productos de cuidado personal que buscan una alternativa natural y efectiva.
 
 

El Impacto del Aceite de Árbol del Té en la Piel y el Cabello

 

Beneficios del Aceite de Árbol del Té en el Cuidado del Cabello

La tricología, ciencia que estudia la salud capilar, reconoce al Aceite Esencial de Árbol del Té como un tratamiento eficaz contra la dermatitis seborreica, manifestada comúnmente como caspa. Su actividad antifúngica y antibacteriana regula la flora del cuero cabelludo, mientras que sus propiedades antiinflamatorias alivian la irritación y el prurito. Este aceite mejora la salud del cuero cabelludo, promoviendo un ambiente óptimo para el crecimiento del cabello y proporcionando alivio en condiciones inflamatorias.
 

Indicaciones para Pieles Grasas y Acnéicas

El Aceite de Árbol del Té es particularmente benéfico para pieles grasa y acnéicas debido a sus propiedades seborreguladoras y antimicrobianas. La piel grasa se caracteriza por una producción excesiva de sebo, lo cual puede ocasionar la obstrucción de poros y la formación de acné. Los componentes del aceite, como el terpinen-4-ol, han demostrado ser eficaces en la inhibición de las bacterias responsables de la inflamación del acné, ofreciendo una alternativa natural para el manejo de esta condición. No obstante, es imprescindible diluir adecuadamente este aceite esencial en un vehículo apropiado, como podría ser un aceite portador o una crema base, para evitar irritaciones cutáneas.
 

Uso en Pieles Sensibles y Cuero Cabelludo Irritado

En el caso de pieles sensibles, el Aceite de Árbol del Té debe usarse con cautela. Se recomienda comenzar con concentraciones bajas y realizar pruebas de parche para minimizar el riesgo de irritación o reacción alérgica. Para el cuero cabelludo irritado, el aceite puede proporcionar alivio y mejoría en condiciones como la psoriasis o eczema seborreico. Sin embargo, siempre debe consultarse a un dermatólogo para una valoración personalizada y para recibir asesoramiento sobre la frecuencia y modo de aplicación más adecuado, garantizando así un uso seguro y efectivo del aceite esencial para las necesidades específicas de cada tipo de piel y cuero cabelludo.
 

Creaciones Cosméticas con Aceite de Árbol del Té

 

Aplicaciones en Productos Corporales

El Aceite Esencial de Árbol del Té es un ingrediente sumamente apreciado en la cosmética corporal, donde se puede explotar su potencial en la elaboración de lociones, cremas hidratantes y geles de baño. Para la confección de lociones y cremas corporales, la dosificación recomendada se sitúa entre 0.5 y 1 gramo de aceite esencial por cada 100 gramos de base. Esta proporción asegura que se aprovechen las propiedades antimicrobianas y calmantes del aceite sin sobrepasar los límites de seguridad dermatológica. Es fundamental realizar una emulsión adecuada para garantizar la dispersión uniforme del aceite en la formulación y evitar concentraciones locales que podrían causar irritación.
 

Fórmulas Específicas para el Rostro

En el cuidado facial, la piel puede ser más sensible y propensa a reacciones, por lo que la precisión en la dosificación es crucial. Se sugiere una concentración ligeramente menor para productos faciales, específicamente entre 0.1 y 0.5 gramos por cada 100 gramos de producto. Esta cantidad es suficiente para beneficiarse de las propiedades seborreguladoras y antiinflamatorias del Aceite de Árbol del Té en serums, cremas y geles limpiadores, contribuyendo así a la prevención y tratamiento del acné sin comprometer la barrera cutánea.
 

Inclusión en Tratamientos Capilares

Para tratamientos capilares como champús, acondicionadores y mascarillas, la concentración de Aceite de Árbol del Té puede variar entre 0.5 y 1 gramo por cada 100 gramos de base, dependiendo de la intensidad deseada y del tipo de cabello. Esta proporción es ideal para combatir afecciones como la caspa o la dermatitis seborreica, promoviendo un cuero cabelludo saludable y un cabello vigoroso. Es imperativo asegurarse de que el aceite se mezcle homogéneamente en la base del producto para evitar la irritación del cuero cabelludo y asegurar una distribución uniforme de los beneficios a lo largo del cabello.
 
 

FAQ: Despejando Dudas sobre el Aceite de Árbol del Té

  • ¿Para qué se utiliza principalmente?

Es ideal para el cuidado del cabello, la piel y las uñas, gracias a sus propiedades antisépticas y antifúngicas.
  • ¿Cómo aplicarlo en la piel?

Debes diluirlo con un aceite portador y aplicarlo suavemente en el área deseada.
  • Precauciones al usarlo

Aunque es uno de los pocos aceites esenciales que se pueden usar puros, se recomienda diluirlo y realizar una prueba de parche antes de su uso generalizado.
  • ¿Es seguro durante el embarazo?

Se aconseja precaución y consultar con un profesional de la salud antes de su uso.
  • ¿Dónde comprarlo?

Puede adquirirse en tiendas especializadas en cosmética natural, como La Despensa del Jabón, donde garantizamos la calidad y pureza del producto.

También recomendamos

Cheque Regalo
30,00 *
*
Precio con IVA incluido
 

Los clientes que han comprado este producto también han comprado

*
Precio con IVA incluido
 

Examine también estas categorías: ACEITES ESENCIALES, Productos, NOTA ALTA